18 de febrero de 2008

DICEN POR AHÍ

Dicen por ahí que el tiempo pone las cosas en su sitio.

Dicen por ahí que no hay mal que por bien no venga.

Dicen por ahí que hemos de aprender de las buenas y malas experiencias, que si de una mala experiencia aprendemos automáticamente se convierte en una buena experiencia.

Y así una larga lista de “dicen por ahís” que inicialmente puedan parecernos una sarta de gilipolleces, pero que realmente tienen una razón aplastante, por algo se le llamará sabiduría popular ¿no?.

Últimamente estoy dejando de firmar mis mails con ese “sed malos que es más divertido” por un “el sentido de la vida es sencillamente vivirla”.

Muchos de nosotros nos preguntamos más de una vez “¿Qué coño hago yo aquí?”, pues es obvio ¿no? VIVIR ¿o te parece poco?, claro que esa pregunta nos la hacemos cuando las cosas salen mal, cuando algo nos duele emocionalmente, cuando nos han jodido otra vez en lo mismo de siempre. Es sencillo, nos han vuelto a joder pues aun no hemos aprendido la lección o aun nos queda algo que aprender de la misma. Tranquilos tarde o temprano se acabará y dejarán de jodernos siempre por lo mismo y empezarán a jodernos por otra cosa nueva.

¿Será verdad eso que dicen que estamos aquí para aprender? pero… ¿para aprender qué? ¿Qué coño de lección magistral venimos a aprender aquí?, ¿porqué no nos dan un formulario tipo test o un tema concreto a desarrollar a la hora de superar un examen? ¿o bien un temario a estudiar específico y concreto?, porque la guasa está que encima de tener que aprender y aprobar con matrícula de honor, encima hemos de adivinar el temario del que nos van a examinar, ¡ah! Y estate alerta que no hay fecha de examen, te examinan cuando menos lo esperas y siempre te pillan por sorpresa joder. Y no se te ocurra cometer un error y sacar notable que repites curso, o superas el examen sin fallos o las has cagao de pleno. Y encima si al “maestro” se le va la pinza y te examina de varias cosas al mismo tiempo, tú te preguntas con cara de imbécil ¿de qué narices me están examinando? Pues las hostias no sabes ni por donde te vienen.

La verdad es que lo mejor es vivir la vida y dejarnos llevar por ella, disfrutarla al máximo posible y aprender lo que el camino andado nos ha querido enseñar.

No se si me he explicado pero ahí queda eso.

Sed malos que es más divertido (aquí si que no cambio mi rubrica).

4 comentarios:

ROY dijo...

Síp, más o menos vengo a estar de acuerdo...
Aunque como buen naturista le concedo una especial importancia a la reproducción de nuestros genes (en el cómodo formato "hijo") en el pack de objetivos vitales por los que hemos sido diseñados y construidos.
A veces pensé medio en broma que el sentido de la vida es tras buscarlo darse cuenta de esa ausencia concreta...y tener hijos a los que ayudar a descubrir por su cuenta esa misma lección xD

En fin,un saludo, y a ver si algún año consigo ir a la Calçotada por fin.

Jordi Gonzalez dijo...

Vuelve a casa vuelve por Navidad...
Sabia que no havia d'esborrar l'enllaç!!!!

Lumen Dei dijo...

Sí señor, la vida hay que vivirla lo más y mejor posible, que son cuatro días, y dos ya han pasado.

tulipan negro dijo...

La vida simplemente esta y es mejor vivirla, vivirla en cada pequeño momento, en cada instante y saborear de ella lo bueno y porque no tambien lomalo......

solo vive por el placer de vivir...